Un "te echo de menos", un "vuelve", un "voy a estar aquí... esperándote". Hay tantas frases que nos cambian la vida...
Esto sólo es una pequeña parte de una historia. La historia de mi vida.

sábado, 21 de enero de 2012

-¿Me vas a echar mucho de menos?
-No, apenas unas horas, unos días...
-Muy bonito...
-Venga, ¿cuanto quieres que te eche de menos?
-Em... 1 año!
-Vale, pues entonces te echaré de menos hasta este mismo día del año que viene!
-Vale!
-Pero, esperate... tú y yo seguro que nos volvemos a ver antes de que pase un año...
-...y yo te diré otra vez que tardes en echarme de menos 1 año?
-Sí, entonces irán pasando los años y cada vez que te vea y tú te vayas te echaré de menos otro año, y así sucesivamente me pasaré la vida echándote de menos.
-Hasta el día en el que ya no me vaya y no tengas que volver a echarme de menos.

lunes, 2 de enero de 2012

Enserio. Dime que cada momento que vivimos juntos ahora ya no es nada para tí, niegame que ni siquiera puedes mirarme a la cara, que no sabes cómo hacerlo, cómo decir una par de palabras, cómo solucionarlo, porque sabes que esta vez no ha sido como tú esperabas que fuese; que me enfadaría, te respondería mal, tú te reirías con esa risa irónica que me pone histérica y que yo no me lo tomaría enserio y te sonreiría. Pero no... las cosas cambian y las personas también, al igual que tú un día cambiaste conmigo. 
Pero sabes que es lo que más me duele de todo esto? Que sigo esperando a que un día vuelvas, me abraces y me digas: "perdóname"
sin más. Porque siento decirte que yo no volveré. Ya no.
Sinceramente no huiré. Tampoco esperaré a que el cielo oscurezca. No me plantearé un futuro cercano, porque no sé que puede pasar mañana. Seré soñadora y realista, imaginativa y una niña. Seré yo. Yo, contigo o sin tí. Será mi historia, la historia de mi vida. Y creo que, al menos tú, ya has escrito parte desde el día en el que llegaste con esa sonrísa.