Un "te echo de menos", un "vuelve", un "voy a estar aquí... esperándote". Hay tantas frases que nos cambian la vida...
Esto sólo es una pequeña parte de una historia. La historia de mi vida.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Si es cuestión de confesar no sé preparar café y no entiendo de fútbol. Creo que alguna vez fui infiel, juego mal hasta el parchís y jamás uso el reloj. Y para ser más franca nadie piensa en tí como lo hago yo... aunque te de lo mismo.
Si es cuestión de confesar nunca duermo antes  de diez ni me baño los domingos. La verdad es que también lloro una vez al mes, sobretodo cuando hay frío.Conmigo nada es fácil, ya debes saber, me conoces bien... seguir amándote es inevitable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario